viernes, 30 de septiembre de 2016



BOSQUES TROPICALES SECOS. LOS OLVIDADOS

September 12, 2016      

La imagen que nos evoca el bosque tropical es el de una selva de árboles enormes llena de lianas, monos y aves de bellos colores donde llueve todo el tiempo. Un infierno verde caliente y húmedo, sofocante y oscuro según cuentan los que lo conocen. Pero este bosque de lluvias eternas es solamente una parte de las selvas tropicales que hay en el planeta, y no precisamente la mas extensa, lo que pasa es que los medios se pasan todo el tiempo hablando de la amazonía, que es un bosque tropical lluvioso y nos creemos que todo es igual. Pues no, aunque apenas se les nombre los bosques tropicales secos son mucho mas abundantes, donde va a parar, y muy interesantes, por cierto.


bosque-tropical-seco-colombia

Estos bosques difieren notablemente de las selvas lluviosas. Los árboles son la mitad de altos y mas copetudos, están llenos de epifitas y dominan especies que pierden las hojas durante la estación seca, que dura meses. Así que, aunque llueva mucho (de 400 a 1700 mm) la falta de agua se hace sentir por lo larga e intensa que es la sequía. Los árboles desarrollan anillos en el tronco debido a que no crecen cuando no llueve, lo que permite estudiar su historia como ya les conté aquí. Como la luz penetra en el suelo del bosque durante la estación seca se desarrolla un sotobosque de matorral, cosa que no pasa en las selvas lluviosas, que están siempre vestidas y no llega nunca la luz al suelo. La riqueza de especies que albergan es altísima, no tanto como la de las pluvisilvas, pero si mucho mayor que la de los bosques templados.

El bosque tropical seco ocupaba algo más del 40% de la superficie de la tierra con clima tropical, y era más abundante que selvas húmedas, sabanas o desiertos. Pero actualmente es la sombra de lo que fue debido a que se ha quitado mucho para cultivar y pastorear. Tengan en cuenta que son más fáciles de eliminar que las selvas húmedas, pues se pueden quemar durante la estación seca, lo que no es posible en las pluvisilvas, que hay que talarlas, que es una trabajera. Una vez eliminado el bosque las tierras son  más productivas que las sabanas, ya que llueve más. Así que actualmente los dominios del bosque seco son los más densamente poblados del trópico.

Bosques tropicales secos hay en todos los continentes, pero donde mas quedan es en Sudamérica, algo mas de la mitad. Están muy fragmentados, es decir, divididos en trozos pequeños rodeados de cultivos, praderas o carreteras, pero aun quedan extensiones grandes, sobre todo en América del Sur. El problema es que se están fragmentando, y a mayor tasa que en el resto del mundo. Y cuando cualquier ecosistema se fragmenta los trozos pierden especies, según nos dice la biogeografía de islas. La fragmentación es el inicio de la pérdida de biodiversidad del bosque.

Son los grandes olvidados, porque se conocen muy mal y además están muy poco protegidos. Durante muchos años han sido de poco interés para la investigación, que se ha centrado en las pluvisilvas y los ha dejado de lado, a pesar de ser riquísimos en endemismos. Y ahora nos encontramos con que, si los queremos mantener, ya que no solo mantienen una diversidad altísima sino que proporcionan otros servicios como el de regulación de las riadas o maderas caras, por poner dos ejemplos, no sabemos muy bien como hacerlo de forma adecuada, por puro desconocimiento. Ya les conté aquí como el estudio de los anillos de los árboles de los bosques tropicales secos del cerrado boliviano mostró como la gestión maderera era inadecuada por desconocer cuanto crecían los árboles. Urge pues dedicar un mayor esfuerzo para conocerlos mejor y así tratarlos adecuadamente.

Un ejemplo paradigmático de lo que les cuento es el caso del bosque tropical seco de la provincia ecuatoriana o bosque tumbesino, situado entre Ecuador y Perú en la parte que da a la costa y que apenas se ha estudiado. Si ya son pocos los trabajos que tratan de los bosques que nos ocupan, aquí solo se ha hecho el 3%, una miseria. Y eso a pesar de ser muy rico en especies con un alto porcentaje de endemismos tanto de plantas como de vertebrados. Vamos, que es un punto caliente de biodiversidad. Pero como no hay estudios no se puede evaluar hasta que punto está en peligro, y que supone su pérdida, por lo que no se pueden proponer figuras de protección que ayuden a mantenerlos. Un desastre. Urgen estos estudios, que por supuesto ya se están empezando a hacer. El último número de la revista ECOSISTEMAS viene dedicado precisamente a eso, a contarnos como son estos bosques fascinantes y que sabemos de ellos. Se lo recomiendo.




El bosque seco neotropical de la provincia Ecuatoriana: un pequeño gran desconocido. Ecosistemas 25 (2) Mayo – agosto 2016

https://revistaecosistemasblog.net/2016/09/12/bosques-tropicales-secos-los-olvidados/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada